Menu

¡ALELUYA!, soneto a una lavadora de Piedad Baca

Lunes, 25 de Junio 2018



Llegaste a un mundo de sabañones,
donde las uñas refriegan y cantan
romances de viudas entre peñones.
 
Mis ojos deslumbrados se amedrantan.
En tu rincón, marchas con dos pompones
impulsando giros que te levantan.
 
De mugre te preño sin decirte hola.
Tus ojitos parpadean y me alcanzan,
decido con quien bailaré la danza.
En tu seno, olorosa espuma engola
 
a la muda que bambolea sola
abrazando hilos que rolan y tranzan.
Gritos finales que hasta mí se lanzan.
Pares sin dolor, se abre tu corola.
El astrolabio

Nuevo comentario: